https://casino-lucky-jet.com/pinup kzone win gamehttps://mostbets.kz/https://pinup-oyun.com/
Title Image
Home  /  Tienda  /  Sal y Especias, Aceites y condimentos  /  AZAFRÁN LA MOLINETA DE MINAYA D. O. LA MANCHA. 1/2 g.

AZAFRÁN LA MOLINETA DE MINAYA D. O. LA MANCHA. 1/2 g.

7,10

Cantidad

Descripción

El Azafrán está considerado como el rey de las especias. Se obtiene de la flor de la planta del mismo nombre, concretamente de los tres estigmas rojos que asoman desde su centro. Es preciso recogerlos y desecarlos mediante un proceso de tostado que en La Mancha es original y característico. Esta peculiaridad, unida a las singularidades de la especie, el suelo y el clima, hacen que el Azafrán manchego esté considerado como el mejor Azafrán del mundo.
Molineta de Minaya ofrece desde el corazón de la Mancha un Azafrán genuino, pleno de virtudes culinarias y medicinales, para los amantes de la buena mesa que miran por su salud.

La Denominación de Origen del Azafrán de La Mancha recomienda presentar el producto en hebras, nunca molido, para evitar que llegue al consumidor adulterado con otros azafranes de menor calidad. Sólo así es posible salvaguardar su aroma (capaz de armonizar los ingredientes de cualquier plato), su sabor (que añade un toque vagamente amargo) y su coloración (que convierte una paella en una fiesta dorada). No en vano, el Azafrán Molineta de Minaya tiene diez veces más poder colorante que cualquier otro aditivo.

Para disfrutar de sus virtudes conviene moler las hebras que se vayan a utilizar en un mortero o almirez. Después se diluye en un poco del caldo del guiso. Lo ideal es añadirlo en los minutos finales de la cocción, y así aportará la plenitud de su aroma, color y sabor. Tienen fama sus resultados con el arroz, pero también con la carne, el pescado y los huevos. En repostería basta con diluirlo en la leche para formar la masa. Y en las infusiones se añade en el momento de servirlas. Incluso casa bien con los licores. Y basta siempre con pequeñas cantidades. El resto es recomendable guardarlo herméticamente, lejos de la luz, sobre todo la fluorescente, para encontrar intactas sus virtudes en ocasiones futuras.